Los productos de Jaramera

Todos nuestros quesos están elaborados con leche pasteurizada de oveja y cuajo vegetal…pero cada uno esconde diferentes misterios… Mira, mira: 

 

 

 

Botón de queso

Es un queso tranquilo, elaborado a base de leche pasteurizada de oveja, untuoso, con una textura suave, perfecto para recostar sobre un lecho consistente y crujiente. La combinación de un sabor con toques de robustez agro, acompañado de la orquesta de una levadura en corteza, le confieren una familiaridad de queso tradicional suavizado por una maduración muy lenta y unos cuidados diarios.

 

Su formato, que deja traslucir cuatro puntos cardinales, cuatro pilares, dejando un centro jugoso y tierno.  Piezas al servicio de paladares expertos y sin sobresaltos.

 

 

Elaborado con leche de oveja pasteurizada lentamente, sal marina sin refinar, cuajo obtenido de la flor del cardo y fermentos de maduración y afinado. Todo ello, y tras una coagulación enzimática y un sumo cuidado en la elaboración manual de cada una de las piezas, nos ofrece un sabor auténtico, ausente de artificios. Jaramera lo madura durante unos 30 días antes de hacerlo llegar a su destino final.

 

 

 

 

Te recomendamos degustarlo solo, o acompañado de pan crujiente. Maridar con cervezas o sidras naturales, o vinos blancos o rosados. En general, los toques de amargos de la bebida combinan a la perfección con el sabor del botón. Se sugiere disfrutarlo combinado con ajo negro. Es importante dejarlo a temperatura ambiente unos 30 minutos antes de comerlo. ¡Y, por supuesto, su corteza es comestible y deliciosa!

 

 

Turbulencia 

Turbulencia es una creación de nace de nuestro sentimiento más profundo en los inicios de un proyecto. Como todo comienzo, la intensidad es arrebatadora y la energía requerida supera toda ecuación prevista.

Así, Turbulencia aúna arrebato, vértigo, temblor, ventisca… ala par que sosiego y corriente calma tras el vendaval. Como turbulencia que es, tras el desorden, llega la paz; te sorprende al mirarla, te seduce al probarla, y se queda contigo un buen rato dejándote ese regusto curioso y profundo al final del paladar.

Textura muy untuosa. Es de esos seres que, a pesar de ser jóvenes (¡ni 30 días de maduración!) te sorprenderá por su fuerza y personalidad.

En resumen, pequeñas piezas de queso de pasta blanda y corteza lavada, para comer en un santiamén, con vocación de protagonista en una mesa sencilla, para traernos un aroma inusual y potente. Maridar con vinos tintos reserva, cervezas lupuladas o bebidas amargas.

Y, por supuesto, su atractiva piel cual níspero, ¡¡es comestible porque tan sólo la frotamos con sal marina sin refinar!! ¡Disfrútala!

  x

x

x

x

x

x

Tiza

Tiza te acompañará para reescribir el mañana, para anotar con tinta deleble los sueños de un instante. 

 

Es un delicado queso a base de leche pasteurizada de oveja, de elaboración láctica con entre 10 y 15 días de maduración. Inspirada en los quesos tipo rulo de cabra, pero con nuestra deliciosa leche de oveja y un ligero toque de cuajo vegetal.

 

 

 

 

Piel arrugada, aterciopelada e intensa, con una ligera proteolisis bajo ella, protege un interior fresco con intensas notas de campo. 

 

 

 

Dedicada a esos paladares que quieren dejarse atrapar en cada segundo, con una textura untuosa y, a la vez, ligera. Perfecta para degustar con un toque dulce y cremoso, como una compota o mermelada.

 

 

Te la hacemos llegar en un envase fiel a la filosofía de Quesería Jaramera: una bandeja de papel alimentario reciclado y biodegradable, envuelta con un papel impermeable fabricado a base de almidón vegetal (PLA): ¡¡no es plástico y es compostable en tu contenedor marrón o compostera!!

Porque cuidamos nuestros quesos, sus cortezas ¡y el mundo que habitamos!