El queso: ¿amigo o enemigo de la salud?

Nuestro amigo contra la obesidad y la diabetes

Tradicionalmente, nuestros antepasados incluían los productos lácteos en sus dietas incluso como remedio a muchas enfermedades digestivas. En los últimos años, el queso en particular se ha demonizado por atribuirle la responsabilidad de potenciar enfermedades cardiovasculares, asociarse a la obesidad y ser favorecedor de algunos tipos de diabetes. Si bien, nutricionistas, endocrinos y el mundo científico en general se han puesto manos a la obra para tratar de desenmarañar qué hay de verdad en todo ello.

Este mismo año 2020 se ha publicado una revisión científica, avalada por un comité de expertos creado ad hoc, para evaluar el efecto de los productos lácteos sobre la salud cardiovascular. Este comité incluye todo tipo de especialidades médicas y científicas. Las conclusiones que de esta revisión se extraen son apabullantes y os remarcamos algunas claves que citamos textualmente:

«A diferencia de otras grasas animales, la grasa de los productos lácteos contiene ácidos grasos de cadena corta (…) que en las leches de oveja y cabra (…) son 2-3 veces mayores que en la leche de vaca». «Estos ácidos grasos de cadena media y corta (…) son empleados como fuente de energía rápida, por lo que tienen poca tendencia a acumularse en el tejido adiposo y no tienen efecto sobre las concentraciones de colesterol en sangre 10. El ácido butírico representa además una fuente primaria de energía celular, tiene actividad antiinflamatoria y antimicrobiana, promueve la salud y la integridad intestinal y reduce la carcinogénesis a nivel del colon 11. La presencia en la leche de los ácidos grasos de cadena corta y media es interesante, ya que, además de su efecto neutro sobre la colesterolemia y escaso depósito en tejido adiposo, se han documentado actividades antivirales y antibacterianas 12 1314«.

Los productos lácteos forman un conjunto de alimentos básicos en la alimentación en todas las etapas de la vida de las personas. El consumo diario de productos lácteos como la leche, el yogur y el queso contribuye a cubrir las necesidades de macro y micronutrientes, y se ha asociado de forma inversa con enfermedades de gran prevalencia como la obesidad, la DM2, la hipertensión arterial (HTA) o el SM

Y aunque ampliaremos esta información y te la desmenuzaremos para que sea más fácil de asimilar por cualquier persona, sólo queremos trasladaros estas evidencias para que consumáis productos lácteos con total normalidad, y reviséis otros hábitos de vuestra alimentación que quizá sí puedan tener que ver con enfermedades como la obesidad y la diabetes, como los alimentos procesados y los azúcares refinados. Os dejamos algunas referencias científicas más para que podáis bucear en este tema y os animamos a consultar con especialistas.

¡¡Que viva el queso, nuestro gran aliado!!

Otras referencias científicas:

Importancia de los alimentos lácteos en la salud cardiovascular:¿enteros o desnatados?: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112018001000028

Consumo de queso y lácteos y enfermedades crónicas asociadas
a obesidad
, ¿amigo o enemigo?: http://scielo.isciii.es/pdf/nh/v32n1/10originalobesidad02.pdf

Dairy consumption, obesity, and the insulin resistance syndrome in young adults: the CARDIA Study: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/11966382/

#luchacontralaobesidad

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Quesopia SL .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios OVH sl.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Call Now Button
×